Puerta del Sol

Cómo se hicieron las Campanadas de Canarias en Madrid: el making of de una noche histórica

Un equipo de más de 30 personas trabajaron sin descanso

Actualidad

A lo largo de los días previos a las Campanadas de Canarias, el equipo organizador encargado del evento estuvo trabajando día y noche para el correcto funcionamiento de este histórico acto. Un extenso grupo conformado por técnicos, productores, fotógrafos, operadores de cámara y demás personal, fue montando y organizando el evento a través de los diferentes puntos que correspondían la Puerta del Sol. Numerosas pruebas técnicas, reuniones en el kilómetro 0, planes de previsiones y movimiento. De esta forma, se componía el trabajo entre bambalinas para el correcto proceder de las Campanadas de Canarias en Madrid.

Un equipo de más de 30 personas se movía entre los pasillos del Hostal Americano, o entre el bullicio de la gente en la misma plaza. Control de equipo técnico, supervisión de ideas, imagen y sonido, contactos, contratación, elaboración de notas de prensa, sesiones de fotos, vídeo… Todo ello constituye un intrincado sistema de engranajes que funcionaron a la perfección en el desarrollo de las Campanadas de Canarias en Madrid. Las horas previas a este espectáculo fueron cruciales para su gran resultado.

La distribución de las personas entre los diferentes puntos de la Puerta del Sol para el correcto desarrollo de su trabajo, el milimétrico control del tiempo entre las tareas y el evento, la acción rápida y la supervisión constante del entorno son varios elementos que facilitaron el titánico esfuerzo que supone desarrollar una acción así. La cooperación entre compañeros, así como el trabajo distribuido en pequeños subgrupos, facilitó mucho las tareas que se debían desempeñar por cada profesional y ayudó a mantener al equipo en sincronía con el resto de aspectos que se desarrollaban la noche del 31 de diciembre.

Fotógrafos y operadores de cámaras repartidos por toda la Puerta del Sol, el espacio de realización del vídeo mapping e incluso en la torre del reloj recogieron los mejores instantes de la noche. Equipos de técnicos se aseguraron de que la proyección sobre la fachada saliera a la perfección, así como los encargados de controlar el láser que acompañó al espectáculo. Además, en la torre, los relojeros pudieron ser vistos trabajando gracias a las cámaras de streaming que controlaban desde el puesto de mando, justo enfrente de la propia Sede de la Presidencia del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

El trabajo de meses llegó a su máxima con la última campanada, con el espectáculo pirotécnico y el mensaje en la fachada de la Puerta del Sol de Madrid. Un cómputo que no habría sido posible de no ser por el equipo humano y técnico que componía las Campanadas de Canarias. Un equipo que consiguió convertir una Nochevieja tradicional en una Nochevieja histórica.

Técnicos, fotógrafos, prensa, realización... y un nutrido grupo de profesionales para que todo saliera perfecto

Otras noticias